Comer sano

Comer sano no dura sólo unas semanas, mientras está ‘a dieta’. La única forma de perder peso y no volver a ganarlo es hacer cambios duraderos en sus niveles de actividad y mantener una dieta equilibrada.

Conseguir su objetivo con el programa alli no es complicado, solo necesita acostumbrarse a los nuevos hábitos. Como en la mayoría de las cosas, una vez que se acostumbre, comer sano y mantener un buen nivel de actividad se convertirá en parte de su rutina diaria.

Las siguientes secciones muestran cómo un poco de planificación puede ser muy útil.

1Planifique sus comidas

Saber lo que va a comer unos días por adelantado le permite tomar el control. Le ayuda a mantener una dieta equilibrada y evita las decisiones de última hora, con demasiadas calorías y grasas. Comer demasiada grasa en una comida puede aumentar las probabilidades de sufrir los efectos del tratamiento relacionados con la dieta. Entre ellos se encuentran gases con o sin secreciones grasas, deposiciones grasas o aceitosas o movimientos repentinos del intestino.

cerra

2Comprar para el éxito

Intente no comprar cuando tenga hambre. Podría verse tentado por las comidas rápidas grasas y empezar a picar en el camino a casa.

Si todavía no hace listas de la compra, es un buen momento para empezar; le ayudará a ahorrar tiempo y dinero en el supermercado.

Controle lo que pone en el carrito de la compra. Si no entra en el carrito, no acabará en su despensa o frigorífico.

cerra

3Porciones

Las cucharas dosificadoras y las básculas de cocina son herramientas baratas y efectivas que le ayudarán a estar seguro del tamaño de las porciones. Intente acostumbrarse a pesar su comida. Solo necesitará unos segundos más y puede suponer una diferencia positiva en su pérdida de peso.

Use un plato más pequeño; uno de 20 cm de diámetro parecerá más lleno y le ayudará a evitar que lo llene demasiado.

cerra

4Superar los antojos

En algún punto, casi todos los que hacen dieta sufren los antojos de comida. Si le sucede esto, no tiene por qué suponer abandonarlo todo y echar a perder todo el duro trabajo. Para superar esta ansia, tendrá que reconocer si su cuerpo tiene hambre o si solo quiere algo. El hambre es un sentimiento de vacío en el estómago; una señal de que no se ha comido nada en horas. Un antojo no significa que el cuerpo tenga hambre; suele suceder cuando se tienen ganas de comer un determinado tipo de comida. Puede desencadenarse por estímulos ajenos al cuerpo, como el estrés, cambios emocionales y ver u oler algo apetitoso.

cerra

5Apoyo

Cuando se compromete con alli, nosotros nos comprometemos con usted. Una de las principales ventajas de seguir el programa alli es que podemos proporcionar el apoyo adecuado en el momento justo, para ayudarle a conseguir sus objetivos.

Pasee por el programa para obtener más información.

cerra

Regálese las papilas gustativas con las deliciosas recetas de nuestra base de datos >>

Compre alli

Compre ahora