Seguir por el buen camino

Conseguir la pérdida de peso que desea no solo requiere una cierta cantidad de fuerza de voluntad. También exige perdurabilidad. Por eso el programa alli incluye herramientas y consejos que le ayudarán a seguir por el buen camino hasta alcanzar el peso objetivo.

Escríbalo: use la herramienta para planificar comidas para disponer de un historial con lo que come y su actividad. Le ayudará a entender lo que necesita para perder peso y le demuestra que puede hacerlo, de modo que si alguna vez empieza a dudar de sí mismo, revise las páginas y vea lo que ha conseguido hasta el momento.

Vea más allá de las básculas: a veces la pérdida de peso en la báscula puede no ser tan grande como pensaba. Es natural que se sienta decepcionado pero no intente usarlo como excusa para comer compulsivamente. Recuerde que siempre hay otras formas de medir la pérdida de peso; tome nota de cómo se reduce el contorno de su cintura y compruebe si su ropa está menos ceñida. Recuérdese que está dando pasos positivos para mejorar su salud y su bienestar. ¿Se siente con más energía? ¿Más feliz? ¿Con más confianza? Estos beneficios emocionales no se reflejan en la báscula, pero también son importantes.

Charle para perder grasa: el apoyo de la familia y los amigos es algo importante para alcanzar el éxito. Comparta sus altibajos, si siente que tiene un antojo, llame a un amigo.

Superar los antojos

Sería poco realista decirle que no tendrá antojos, pero es posible controlarlos y limitar el daño que puedan causar.

  • Tenga una selección de verduras lavadas y cortadas en el frigorífico y mastique algunas zanahorias frescas, ramas de apio o tomates.
  • Beba un vaso de agua o dos. A veces el cuerpo tiene sed y no hambre.
  • Si le apetece chocolate, bata una copa de chocolate caliente bajo en calorías con agua o leche desnatada y espolvoréelo con un poco de canela.
  • Si está en casa, haga algo para apartar su mente del antojo, ¡alejarse del frigorífico y salir de la cocina es un buen comienzo!
  • Llame a un amigo.
  • Empiece a planear una celebración o una noche fuera.
  • Haga alguna actividad durante 5 minutos (puede hacer cualquier cosa), simplemente para que el cuerpo se mueva y la mente se aparte de la comida.

Usar las adversidades en beneficio propio

Fallos. Baches. Ataques de comida. Independientemente de cómo los llame, le ocurren a todo el mundo. El factor esencial es cómo se enfrenta a la adversidad. La clave es ocuparse de ellos de forma positiva y no ser demasiado duro consigo mismo, porque eso solo empeoraría las cosas. En lugar de eso, acepte lo que ha ocurrido y averigüe por qué, para que pueda evitar cometer el mismo error de nuevo.

Por ejemplo, si se ha rendido a un antojo, la próxima vez intente evitar lo que lo originó. Así, si tomar una taza de té hace que quiera acompañarla con unas galletas, pruebe con un té de hierbas. O disfrute de una taza después de una comida, cuando acaba de comer, y así no tendrá hambre.

Tras un contratiempo, haga que su siguiente comida sea realmente sabrosa y esté dentro de los límites de grasa y calorías.

Compre alli

Compre ahora